Significado de Argumento

¿Qué es un argumento?


Un argumento es un razonamiento se utiliza para demostrar o probar una proposición o para convencer a otra persona de aquello que se afirma o se niega. La palabra, como tal, proviene del latín argumentum. 

En este sentido, un argumento es una especie de prueba o demostración acerca de un tema en específico. Generalmente este tipo de razón es utilizada como una expresión, bien sea escrita u oral, donde se afirma o se niega algo con firmeza y determinación, por ejemplo, “Antes de enojarte, debería escuchar mis argumentos”“No puedes defender una idea semejante sin ningún argumento”“El argumento dado por el gerente para explicar la decisión no conformó a nadie”.

Por otro lado, como argumento también se designa, en el ámbito de la literatura, el teatro y la cinematografía, el conjunto de situaciones, hechos, acciones o episodios que tienen lugar en el transcurso de una narración, ya sea literaria, dramática o fílmica. En este sentido, por extensión, se puede también denominar como argumento el resumen de una obra literaria o de una película.

El objetivo principal del argumento es tratar de convencer o persuadir a la persona contra la cual se expone sobre la veracidad de lo que se dice, acerca de ese tema particular que se discute en un lugar y tiempo dado. Para que esta demostración pueda cumplir con su finalidad debe contar con ciertas características esenciales de las cuales se dice que el argumento debe ser coherente y consistente, sin exhibir contradicciones. Sólo de este modo logrará cumplir con sus objetivos, de lo contrario será rebatido o rechazado por el receptor.

Este término que nos ocupa tenemos que decir que se convierte en un elemento de gran valor dentro del ámbito judicial. Y es que son precisamente los argumentos los que se convertirán en la clave para que un abogado consiga dejar patente la inocencia de su cliente o, en el caso contrario, la culpabilidad del acusado contra el que va su defendido.

En cualquiera de las dos situaciones, lo que está claro es que ante el juez el letrado debe presentar argumentos sólidos e irrefutables que dejan patente que lo que él defiende es la absoluta verdad.

Argumento lógico

Según la Lógica, como argumento se denomina el conjunto de premisas a las cuales sigue una conclusión. Cuando esta conclusión se sigue necesariamente de las premisas, se habla de un argumento deductivamente válido.

Argumento deductivo

Un argumento deductivo es aquel que tiene una estructura lógica donde, seguidamente de unas premisas verdaderas, se obtiene como resultado una conclusión también cierta. Como tal, el argumento deductivo va de un razonamiento general hacia uno particular. Un ejemplo de argumento deductivo sería el siguiente: “Todos los hombres son mortales. Juan es un hombre. Por lo tanto, Juan es mortal”.

Argumento inductivo

El argumento inductivo es aquel donde no necesariamente unas premisas verdaderas conducen a una conclusión válida. A diferencia del razonamiento deductivo, no hay como tal un acuerdo sobre cuándo considerar un argumento como válido, pues el argumento inductivo no generaliza la conclusión que se obtiene a partir de sus premisas. En este sentido, el argumento inductivo, a diferencia del deductivo, va de lo particular a lo general. Un ejemplo de razonamiento inductivo errado sería el siguiente: “El carro de Raquel es azul, el carro de Luis es azul; por lo tanto, todos los carros son azules”.

Argumento de autoridad

Como argumento de autoridad se denomina aquel que respalda sus razones en el prestigio o el crédito de otra persona, considerada una autoridad en la materia. En este sentido, el argumento se vale de sus palabras y es utilizado prescindiendo de recurrir a otros hechos o razones que lo sustenten.