Significado de Ateo

¿Qué es una persona atea?


El término ateo se aplica a aquellas personas que niegan la existencia de cualquier Dios. La palabra ateo proviene del griego atheos, que significa “sin dios”.

El ateo es una persona que descree de cualquier tipo de divinidad o de entidad sobrenatural. Estas personas se oponen a la idea del teísmo o sea a la creencia de que existe un dios.

 

No obstante, la persona atea se puede caracterizar por la actitud que posee. Existe el ateo con una actitud positiva o práctica, que es aquel que defiende de forma apasionado la inexistencia de cualquier Dios, y están los ateos con actitud negativa, que se caracteriza por negar la existencia de un Dios, por falta de prueba que demuestre lo contrario.

Así, muchos ateos recurren a la razón y teorías éticas para encontrar la mejor manera de conducir su vida y convivir armoniosamente con los otros.

Esto quiere decir que eligen los conocimientos científicos y humanistas para tomar las decisiones que afectan su vida y el comportamiento que tendrán para convivir con los demás, para esto se pueden servir de diferentes teorías éticas que se han ensayado en los miles de años que hay de filosofía occidental o de otras latitudes.

Muchas personas se confiesan claramente ateas porque consideran, por ejemplo, que si realmente existiera un Dios no sólo no permitiría los males que asolan a la población sino que además evitaría que seres humanos inocentes sufrieran todo tipo de dolores, de daños y de situaciones míseras.

Es difícil cuantificar el número de personas que abogan por el ateísmo. No obstante, los estudios llevados a cabo han establecido que donde hay mayor número de aquellas es en el continente europeo y en Australia, frente a Estados Unidos donde aquel es mínimo.

Entre los países europeos con mayor porcentaje de ateos se encuentran Alemania, Luxemburgo, Bélgica, Francia, Reino Unido, España, República Checa o Países Bajos. Por el contrario, donde el ateísmo tiene menos presencia es en Polonia, Irlanda, Rumanía o Turquía, entre otros.

Ateismo y agnosticismo


La postura ateísta es fácil de confundir con otros tipos de posturas no creyentes, por ejemplo, el agnosticismo. A diferencia del ateísmo, el principio fundamental del agnosticismo no es el rechazo a la creencia de la existencia de algún dios sino la suspensión del juicio sobre si esa creencia es verdadera o falsa. En este sentido, el agnosticismo es un tipo de escepticismo.

El agnosticismo como postura crítica dice que no hay fundamentos racionales suficientes para justificar (positiva o negativamente) alguna creencia. Para una persona que se considera agnóstica, la noción de dios es una noción a priori (es decir, se conoce antes de la experiencia) y por ello no es posible tomar partido en el debate de su existencia. Si se diera el caso en el que en este debate se probara con evidencia suficiente, un agnóstico estaría dispuesto a aceptarlo.

Entre las personas no creyentes también podemos identificar una postura que no tiene fundamento teológico sino evolucionista. Para un evolucionista no existe tal cosa como la creación divina sino que cree que el origen de las cosas, tal como las conocemos, es un proceso de evolución biológica por selección natural.

En el debate sobre religión vs. ateísmo, la ciencia es un factor importante y se han dado extraños casos de combinaciones de posturas, tales como el evolucionismo teísta.