Significado de Babel

¿Qué es babel?


Babel es el nombre hebreo de la ciudad mesopotámica de Babilonia. Esta localidad logró convertirse en una potencia aunque con los años perdió importancia hasta ser abandonada. Hoy en día, sus ruinas se hallan en el territorio iraquí.

De acuerdo con el Génesis, se trata de la primera de las cuatro ciudades originales del reino fundado por Nemrod, un poderoso tirano –bisnieto de Noé– que se oponía a Dios. La ciudad quedó en la historia y en el imaginario popular por una inmensa torre que pretendía alcanzar el cielo: la Torre de Babel. Se trata de una construcción que, de acuerdo a los datos históricos, puede haber existido en la realidad, aunque luego los datos se fusionaron con la mitología.

La Biblia indica que Nimrodordenó construir la Torre de Babel para llegar al cielo. Dios, al ver que las personas trabajaban juntas con ese objetivo, tomó la decisión de confundirlas y así creo los diferentes idiomas. Al no poder entenderse entre sí, los hombres tuvieron problemas para construir la torre, que se erigió defectuosa y finalmente no prosperó.

Nimrod también se conoce como Nemrod y se trata de un monarca mesopotámico que fundó el primer reino luego del Diluvio universal, dato que lo ubica como el primer rey de la historia. En la Biblia lo encontramos en el capítulo 10 del Génesis y su nombre también se identifica con diversas ruinas. De acuerdo con la hipótesis acerca de la autoría de la Biblia en la que nos basemos, la primera referencia a este personaje tiránico puede haber sido concebida alrededor del año 950 a. C. por parte de los escritores yahvistas, o bien entre el 1480 a. C. y el 1450 a. C. a cargo de Moisés.

A partir de esta leyenda, se asocia la idea de babel, al desconcierto, el desorden o el desbarajuste. El concepto también se emplea para nombrar a lo heterogéneo. Por ejemplo: “La reunión de la comisión directiva fue un babel: no se llegó a ningún acuerdo”“Queremos que el festival sea un babel, con manifestaciones artísticas de diversas disciplinas”“Por la inmigración de las últimas décadas, la ciudad se ha convertido en un babel”.

Con respecto a su etimología, es bastante probable que el término babelderive de Bab-il, que en acadio puede entenderse como “puerta de Dios”. Este nombre, por su parte, también debe haber sido traducido del sumerio Ka-dingirra(k). Si nos referimos al relato del surgimiento de la torre presente en la Biblia, por su parte, esta palabra podría haber derivado de balbál, un verbo que en hebreo significa “confundir”.