fbpx

Significado de Empatía

El término empatía proviene del griego empatheia cuyo significado se refiere a la unión emocional con el que sufre. es decir, de percibir el sentimiento que otro puede sentir. Esta palabra está compuesta por el prefijo “en” que significa “adentro, en el interior” y la raíz “pathos”, utilizada para hacer alusión al sentimiento de otro individuo.

La empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está estrechamente relacionada con el altruismo – el amor y preocupación por los demás – y la capacidad de ayudar.

Cuando un individuo consigue sentir el dolor o el sufrimiento de los demás poniéndose en su lugar, despierta el deseo de ayudar y actuar siguiendo los principios morales.

Las personas más empáticas son las que saben interpretar, captar o “leer” gran información sobre las otras personas a partir de la comunicación no verbal: el lenguaje corporal, su tono de voz, su postura, su expresión facial. Y basándose en esa información, saber lo que sienten, lo que piensan, lo que está pasando en su interior. Ya que los pensamientos reflejan los sentimientos y emociones, las personas empáticas suelen deducir hasta los pensamientos de la otra persona.

Para que la empatía exista es necesario que se dejen a un costado los juicios morales y los fenómenos de raíz afectiva (simpatíaantipatía); de tal modo que se pueda tener una actitud comprensiva pero no de compasión frente a la circunstancia del otro. Consiste en el esfuerzo de carácter objetivo y racional para llevar a cabo proceso de comprensión intelectual que permita comprender los sentimientos del otro. Por estas razones, es una de las herramientas que aprovechan los psicólogos en su tarea profesional para acercarse a sus pacientes.

La empatía se aprende prestando atención a las otras personas, escuchando con los ojos y viendo con los oídos. Si bien es una capacidad innata, requiere ser conscientes y aceptar que los demás son personas diferentes y tienen perspectivas, sentimientos y pensamientos distintos a los nuestros. Las mismas bromas que a ti no te molestan, a otro pueden dañarlo. La persona empática puede darse cuenta del comentario que te ha molestado, aunque a ella misma le parezca insignificante.

Cuando se trata de dolor emocional y no físico es más difícil darse cuenta de lo que la otra persona siente, y se requiere de un alto grado de atención, y un nivel más elevado de conciencia para interpretarlo. Si en lugar de escuchar y observar los mensajes que transmite la otra persona cuando habla, estamos más pendientes de nosotros mismos, de nuestra propia comodidad, de satisfacer nuestros propios deseos, de nuestras propias palabras, de lo que hablaremos después, de lo que pasa alrededor o de alguna preocupación que nos ocupa la mente, será muy escasa nuestra respuesta empática, nuestra capacidad para “leer” a las otras personas.

La persona empática se caracteriza por tener afinidades e identificarse con otra persona. Es saber escuchar a los demás, entender sus problemas y emociones. Cuando alguien dice “hubo una empatía inmediata entre nosotros”, quiere decir que hubo una gran conexión, una identificación inmediata.

La empatía es lo opuesto de antipatía ya que el contacto con la otra persona genera placer, alegría y satisfacción. La empatía es una actitud positiva que permite establecer relaciones saludables, generando una mejor convivencia entre los individuos.