Significado de Jovial

Jovial se refiere a aquello que pertenece a Júpiter. Por eso el concepto puede utilizarse para definir a algo que es relativo o perteneciente al dios romano Júpiter o a Jove.

Sin embargo el uso más habitual de de esta palabra es para hacer mención a lo festivo o divertido. Jovial, en este marco, es un adjetivo que califica a aquel o aquello alegre o dichoso.

En este sentido jovial, es aquel que siempre anda de buen humor y con una actitud dinámica y vivaz. Las personas joviales son alegres y mantienen una postura positiva ante la vida, tanto así que pueden llegar a influenciar positivamente en los demás.

Cuando afirmamos que una persona es jovial, estamos describiendo una cualidad muy positiva, pues se trata de una manera de afrontar la vida huyendo de la melancolía o la tristeza.

Sentirse jovial es una necesidad y existen una gran variedad de manifestaciones culturales que están orientadas a este fin: la fiesta, el baile, el juego o el humor. De una manera espontánea huimos de lo triste y buscamos aquello que nos resulta lúdico y que estimula la jovialidad. Es tan importante este aspecto, que se expresa en contextos muy diversos. De hecho, existe una moda jovial, pero también la decoración de una casa o el ambiente que se respira en un lugar pueden ser joviales.

Un ambiente jovial, por citar un caso, es informal, poco solemne y entretenido. En una oficina con ambiente jovial, por lo tanto, se trabaja de manera distendida y los empleados cuentan con amplias libertades.

Una persona con espíritu jovial, por otro lado, suele hacer bromas, no se deprime ante las adversidades y mantiene su buen humor. Estos individuos se destacan por su actitud positiva y por tratar de minimizar los conflictos en los vínculos sociales.

Todas las personas deberían mantener una postura jovial, sin importar la situación que se esté atravesando y tratar de mantener este dicho que dice: “al mal tiempo buena cara”. Es cierto que existen momentos en donde es difícil sentirse joviales, como es el caso de cuando alguien querido fallece o está enfermo; pero se debe entender que son situaciones que ponen a prueba la fortaleza espiritual de la persona. Lo importante es contar con esa fuerza interior que te impulsa a seguir adelante.