Significado de Moral

¿Qué es la moral?


Moral es un término de origen latín mōris, que significa “costumbre”.  La moral es un conjunto de normas, reglas, costumbres, valores, ideas y creencias; en base a las cuales un ser humano viviendo en sociedad orienta su conducta acerca de que acciones son correctas y cuales son incorrectas.

Generalmente, la moral con la que uno vive es una herencia, que fue transmitida por la familia desde muy pequeño y así fue criado. Cuando la moral se encuentra tan firme en la mente de alguien (sea positiva o no para una persona) es muy difícil que la cambie, puesto que es su inconsciente no se lo permite.


La moral nos guiará señalando qué está bien y qué no, por lo tanto, qué no queremos para nuestra vida y de lo que nos alejaremos.

El comportamiento de una persona es directamente fruto de su moral

Moral es también un estado de ánimo de una persona o un grupo de personas. Habitualmente se usa con un significado positivo de ánimo o confianza en las capacidades para conseguir un objetivo, aunque también puede tener un sentido negativo.

Las creencias sobre la moralidad son generalizadas y codificadas en una cierta cultura o en un grupo social determinado, por lo que la moral regula el comportamiento de sus miembros. Por otra parte, la moral suele ser identificada con los principios religiosos y éticos que una comunidad acuerda respetar.

El conjunto de normas morales es denominado como moralidad objetiva (existen como hechos sociales más allá de que el sujeto decida acatarlas). En cambio, los actos a través de los cuales la persona respeta o viola la norma moral conforman la moralidad subjetiva.

Cuando se dice que una persona falta a su moral, se trata de un individuo que actúa distinto según sea la situación, en ese caso sería un hipócrita.

Una persona también falta a su moral cuando va por la vida predicando una cuestión y señalando a la gente que a su juicio no actúa bien, pero él tiene reacciones y comportamientos similares.

Lo mismo ocurre cuando se habla de moral dudosa, sucede que quienes rodean a alguien se permiten dudar de su accionar con respecto a su forma de pensar porque éstas no coinciden con la propia.