Significado de Pesimista

La psicología y la filosofía definen el pesimismo como un estado o actitud negativa que puede presentar un individuo sobre la vida, las situaciones que suceden a su alrededor. Esto sin duda alguna es uno de los principales factores que pueden conducir a una persona directamente a la depresión sin la capacidad de disfrutar circunstancias o momentos que para otros son completamente positivos.

Si bien el pesimismo puede estar presente en cualquier persona en situaciones particulares y determinadas, la persona pesimista se encuentra siguiendo un curso totalmente equivocado, en el cual el individuo se muestra conformista, mediocre en sus acciones y poco a poco con el pasar del tiempo se conjuga como una carga de tipo emocional para todos aquellos allegados que lo frecuentan.

El pesimista esta en constante decadencia, siempre se encuentran observando los posibles malos escenarios que se pueden presentar en una acción, su poder es totalmente alto (como es el caso del optimismo, que consiste en analizar las situaciones a partir de dimensión más positiva.) pero todos sus pensamientos conducen a que se propicien resultados negativos.


Se podría considerar que una persona pesimista es una persona con algún tipo de alteración emocional o psicológica que le impide encarar las situaciones con confianza, con alegría o comprender aquellos momentos que vive como momentos de aprendizaje, esfuerzo y logros. Por lo general, una persona pesimista es una persona que se ve invadida por la angustia, el temor, el miedo, la decepción, la amargura y la negatividad.

El pesimista se encuentra caracterizado por demostrar frente a las personas que lo rodean malos pronósticos, siempre es el portador de malas noticias y siempre muestra percepciones erróneas y negativas frente a cualquier situación de la que se esté conversando. Generalmente el pesimista cosecha su desánimo como fruto de múltiples frustraciones, las cuales usualmente son generadas por experiencias ajenas que por las propias, este tipo de persona se encarga de recolectar todos aquellos escenarios negativos en su mente y también los hace público en la ocasión que sea posible.

El pesimista, además, puede llegar a desarrollar problemas de tipo social en tanto que las personas que lo rodean suelen cansarse o hastiarse de su actitud permanentemente negativa sobre la vida. Para muchos el pesimismo es contagioso ya que es más fácil observar las cosas negativas de la vida que las buenas. Por eso, cuando una persona es extremadamente pesimista, suele también recluirse socialmente, no disfrutar la compañía de otros, ser poco tolerante a los demás y terminar contando con numerosos problemas sociales, laborales, familiares y amorosos.