fbpx

Significado de Redimir

¿Qué es redimir? 


El verbo redimir se define como la acción de liberar a alguien de un sufrimiento, de un castigo o de la esclavitud. También puede utilizarse para hacer referencia al hecho de comprar de nuevo algo que se había vendido, poseído o tenido por alguna razón o título.

Este vocabulario etimológicamente proviene del latín redimĕre que está formado por el prefijo red– (hacia atrás, reiteración) y el verbo imĕre cuyo significado es comprar, adquirir.

Lo habitual es que el verbo redimir este vinculado con una recuperación, con algo que permite dejar atrás un problema o una experiencia o nueva situación que permite reponerse de un paso en falso.

Tener la capacidad de redimir marca un tipo de persona solidaria y que ama a su prójimo ya que es capaz de olvidar o de dejar pasar sus errores, sus pecados y sus delitos con el objetivo de perdonarlo y recuperar lo esencialmente bello de esa persona. La posibilidad de redimir es entonces algo que todos nosotros podemos ejercer de una manera u otra en diferentes situaciones y que tiene que ver en gran medida con la capacidad de perdonar y de tolerar al otro con todos sus defectos. El acto de redimir es especialmente importante en todos los tipos de relaciones humanas.

Redención en la Religión 


La redención constituye uno de los dogmas centrales del cristianismo, que considera a Jesucristo como “el Redentor” por antonomasia, pues murió en la cruz para librar a la humanidad de sus pecados y abrirle las puertas del Reino de los Cielos, en un sacrificio por amor a la humanidad.

Se cree que a través de su padecimiento Jesucristo permitió que los seres humanos pasaron de la esclavitud del pecado a la libertad otorgada por convertirse en hijos de Dios. Cuando Cristo vino al mundo había una difundida conciencia pagana en él; la corrupción moral era una de las constantes en las sociedad y que por eso era necesario realizar un cambio que hiciera posible la rehabilitación.

En el prefacio pascual católico se afirma que Cristo “con su muerte venció al pecado y con su resurrección venció a la muerte”,​ y en el Catecismo de la Iglesia católica se señala que: “La muerte de Cristo es a la vez el sacrificio pascual que lleva a cabo la redención definitiva de los hombres”.