Significado de Terremoto

Terremoto o también sismo o movimiento telúrico es un acomodamiento producido por fuerzas que actúan en el interior del planeta. Su origen se debe principalmente al choque de placas tectónicas. La palabra terremoto proviene del latín terraemotus, mientras que seísmo deriva de un vocablo griego que significa, justamente, “sacudida”.

Un terremoto presenta un foco subterráneo o punto de origen, conocido como hipocentro, y un punto en la superficie directamente sobre el foco, llamado epicentro, en donde suele darse la mayor intensidad del movimiento. En casi todos los casos, luego del temblor se producen sismos de mucha menor intensidad, conocidos como réplicas.


Los efectos de un terremoto varían enormemente, según sea su fuerza o intensidad, la profundidad a la que se producen, y a la constitución del suelo y del subsuelo.

La intensidad y ocurrencia de los movimientos sísmicos se miden con aparatos altamente sensibles a las vibraciones de la corteza terrestre denominados sismógrafos, existen dos tipos básicos: uno para medir movimientos horizontales (ondas P); y el otro, para los movimientos verticales (ondas S).

Cuando los terremotos son pocos intensos son registrados solamente por los aparatos; en cambio, cuando son muy intensos son destructivos, originan grandes catástrofes, especialmente en construcciones como casas, edificios, carreteras y puentes. También ocasionan la pérdida de muchas vidas humanas.

Con el objeto de estimar mejor las ondas sísmicas se han confeccionado escalas arbitrarias, que muestran varios grados los efectos destructivos.  Las más conocidas es la escala de Richter que registra la magnitud local del temblor que va del 2,0 (micro temblores diarios imperceptibles) al 10 (jamás registrado).

Aparte, son conocidos en la actualidad los llamados “terremotos inducidos”, provocados por ejemplo en zonas de explotación y extracción de hidrocarburos (petróleo, por ejemplo). Claro que las empresas extractoras de estos recursos naturales, se preocupan demasiado por la explotación de materias primas, pero poco por prever desastres naturales, y evitar muertes o heridos de gravedad en las poblaciones aledañas a estos lugares de extracción.

En la actualidad, es bastante fácil determinar qué zonas son las más propensas a sufrir alteraciones de este tipo, por lo que en teoría sería posible tomar medidas de precaución. Lamentablemente, muchas de las zonas más expuestas coinciden con regiones pobres, por lo que estas medidas de prevención no pueden aplicarse.

Tipos de terremoto

Usualmente se consideran tres tipos distintos de terremoto, conforme a la región de la corteza en que se ubica su hipocentro:

  • Superficiales. Poseen un foco no inferior a los 70 kilómetros de profundidad, teniendo así un mayor impacto sobre la superficie. Esto los hace los más devastadores de los terremotos.
  • Intermedios. Su foco oscila entre los 70 y 300 kilómetros de profundidad.
  • Profundos. Eventos que ocurren muy en lo profundo de la Tierra, por lo general fuera de la litósfera, a más de 300 kilómetros de la superficie. Llamados batisismos, suelen ser imperceptibles.

Causas de un terremoto

Un temblor puede responder a diversas causas, naturales y de origen humano:

  • Procesos geológicos. Las placas tectónicas de la Tierra se mueven bajo la superficie, sobre el magma, y a menudo chocan unas contra otras, generando ondas sísmicas que repercuten hacia la superficie. Esto también puede ocurrir en presencia de actividad volcánica.
  • Instalaciones geotérmicas. La mano humana también puede ocasionar accidentalmente temblores, como ocurre con los microsismos que a menudo se producen al inyectar agua fría en yacimientos geotermales, donde el calor propio de la tierra hace hervir al líquido y produce géiseres.
  • Fracking. Existe debate sobre la posibilidad de que los métodos de fracturación hidráulica o fracking, consistentes en la inyección de agua y materiales químicos dentro de pozos de hidrocarburos para aumentar o propiciar la extracción de la materia valiosa, puedan incrementar la inestabilidad sísmica de la zona y causar terremotos.
  • Pruebas nucleares. Los ensayos de armas atómicas son tan destructivos que deben hacerse lejos de la vida humana y salvaje, por lo que a menudo se llevan a cabo bajo tierra. Estas explosiones son tan fuertes que pueden repercutir en las placas tectónicas y transmitir vibraciones que ocasionen pequeños sismos.

Consecuencias de un terremoto

Los terremotos pueden tener diversas consecuencias, tales como:

  • Destrucción urbana. La caída de edificaciones, el derrumbe de casas y otros accidentes urbanos suelen acompañar al movimiento vibratorio de los temblores, y suelen cobrar un alto precio en vidas humanas, sobre todo si la población no está preparada y educada en materia sísmica.
  • Deslizamientos de tierra. Las elevaciones como cerros, colinas y montañas pueden ceder a la fuerza de los sismos y generarse así aludes o avalanchas capaces de sepultar poblaciones enteras
  • Incendios. La caída de instalaciones urbanas o industriales a menudo ocasiona desperfectos eléctricos o la liberación de químicos inflamables, lo cual suele generar incendios.
  • Licuefacción del suelo. Las ondas sísmicas son tan fuertes que pueden forzar al material del suelo a liberar el agua contenida, perdiendo solidez y volviéndose fangoso, lo cual es letal para la estabilidad de casas y edificios.
  • Tsunamis. Los grandes terremotos pueden transmitir sus vibraciones al agua de los océanos, generando así una agitación artificial de la misma y luego grandes olas conocidas como tsunamis.

Los terremotos más potente

  1. Chile, 22 de mayo de 1960: magnitud de 9,5
  2. Indonesia, 26 de diciembre de 2004: magnitud de 9.3
  3. Estados Unidos, 28 de marzo de 1964: magnitud de 8,8
  4. Rusia, 4 de noviembre de 1952: magnitud de 9
  5. Japón, 11 de marzo de 2011: magnitud de 9
  6. Perú, 13 de agosto de 1868: magnitud de 9
  7. Indonesia, 24 de noviembre de 1833: magnitud de 8,8-9,2
  8. Chile, 27 de febrero de 2010: magnitud de 8,8
  9. Ecuador, 31 de enero de 1906: magnitud de 8,8
  10. Estados Unidos y Canadá, 26 de enero de 1700: magnitud de 8,7